Innovación consciente

 

Sin duda transformarnos en momentos de pandemia es el mayor reto que como empresa la sociedad nos ha recomendado.

Hace poco veía una entrevista que le hacían a Juan David Aristizabal co-creador de los Zuper donde decía que era un error que a todos los emprendedores se les exige la premisa innovar, innovar, innovar, enfocándolos en una lucha por lo desconocido, cuando no se les ha enseñado a partir desde lo conocido para fundamentar los cimientos de sus ideas.

Hablando con varios amigos del medio hemos podido llegar a varias conclusiones:

-Estamos en una etapa de crecimiento personal y valoración de marca, más que innovar debemos madurar, la vida empresarial como nos la ofrecían en un constante crecimiento vertiginoso nos estaba agotando, tanto a nosotros como personas, como empresas y al mundo en general. El caso más relevante es GUCCI que en el mundo frenético de la moda, tomó la decisión que va a reinventarse con solo dos colecciones al año.

– La innovación y la transformación debe ir de la mano con un conocimiento de raíz, cimentado en la personalidad de nuestra empresa, no copiando los ejercicios de otros países si no tomándolos como ejemplo para repicar los mejores puntos en pro de las acciones propias, el caso de tener siempre dos meses de antelación con los países contagiados nos permitió tomar acciones precisas.

– Volver y reconocer nuestros trabajos artesanales, el legado que se ha hecho historia en el país que nos hace únicos y hemos perdido por estar en búsqueda de tendencias internacionales, y no reconocer que nuestra tradición puede ser tendencia misma.

– Co-crear, trabajar en equipo, pedir ayuda y sobre todo saber que todos estamos en la misma situación, estamos en transformación, paso la catarsis y debemos generar movimientos resilientes.

– Posicionamiento de marca desde la experiencia, no hay nada más importante que reconocer que ese recorrido profesional va de la mano de historias bellas, pésimas, terribles de las cuales hemos aprendido y nos hemos podido reinventar mucho antes que las crisis.

– Creer en nuestro país, educar a nuestros clientes que nuestro producto a parte de ser creativo, tiene calidad y de nivel internacional.

– La sostenibilidad debe hacer parte de los pilares fundamentales de nuestras empresas

Así pues debemos crear un nuevo lenguaje, acompañado de la digitalización siempre responsable. Innovar no es solamente crear tecnología desconocida, innovar también en transformar desde la melancolía un nuevo lenguaje que se construya desde nuestras raíces y pueda volverse etéreo y porque no eterno.

 

Santiago Dussán López

CEO ESTUDIO DUSSÁN