La tendencia de considerarse a uno mismo

Parte 1

La palabra tendencia es muy popular en estos días que hace una apología a que alguien pueda liderar su gusto para que todos le acompañen.

Otros juegan a interpretar estilos propios para demarcarlos frente a una moda, pero sin lugar a duda es una herramienta muy sencilla para lograr dentro del mercado dar una respuesta ágil a las necesidades estéticas de las personas. Yo lo he vivido, soy de padres arquitectos, ¡ambos! Deben imaginarse que fue vivir en una casa donde nunca se estaba satisfecho como vivíamos y siempre hubo pie para experimentar cambiando de posición los muebles, pintarlos, remodelar…

Uff hubo muchas remodelaciones. Les confieso, todavía las hay.

Nos resultaba muy difícil encontrar ese gusto propio, sobre todo la identidad que dijera que teníamos buen gusto. Me explico: nunca brilló el buen gusto en mi casa por su ausencia, pero si era muy importante como poder decir que la casa estaba de moda según lo que encontrábamos en los anaqueles de revistas de la época.

No teníamos acceso al mundo digital, no existía, pero si llegaban conocidos o nosotros íbamos de viajes y queríamos adoptar lo aprendido por fuera,  el acceso a la información es importante, pero el éxito es saber cómo adaptarlo, tener la cultura suficiente, sobre todo la personalidad para sobrellevarlo en la vivienda y claramente estaba el factor económico.

Muy pocas personas se dan el lujo de remodelar a su antojo cada que se le de la gana y nosotros no hacíamos parte de esas listas. Fue que yo empezara a estudiar más a fondo la arquitectura, al internarme cada vez en el interiorismo, cuando empecé a darme cuenta de que la información estaba confusa para todo el mundo, incluyéndome.

La tendencia no es una idea generalizada.

En realidad es un concepto construido en secuencia por todas las artes reunidas, formados por los estados de animo de sus interpretes y sobre todo de las consecuencias sociales que hay en el exterior.

Cuando por fin tuve acceso a las bibliotecas actualizadas y al internet, mi interpretación tomó otro rumbo, fue tanta información para poder empezar a desarrollar un gusto propio, y por mucho que me esforcé, hice muchos moodboards y técnicas que había leído, me di cuenta que naturalmente se fue desarrollando, y saben qué descubrí? Que después de mucho transformar mi casa, el estilo de mi familia era el ECLÉCTICO y sentí un gran alivio.

Pero créanme, luego de descubrirlo no quedé satisfecho y sigo indagando hasta ahora.

 

 

SANTIAGO DUSSÁN LÓPEZ

CEO Estudio Dussán